Tags

, , , , , , ,

Violencia
Lectura de Hoy: Génesis 6:11-13; Tito 1:7-8
La violencia ya forma parte de nuestra vida cotidiana. El miedo de sufrir, el desafío que ella provoca nos obliga a tener ciertos cuidados y hábitos que nos dan más seguridad, al mismo tiempo que nos quitan el placer de una vida libre y despreocupada. El mal causado por la violencia no está solo en la amenaza que ella representa. Descubrimos que la violencia está dentro de nosotros, dominando nuestras reacciones y nuestros reflejos. Ella invade los hogares y perturba las relaciones familiares; inhibe las manifestaciones de amor, la comprensión entre los hombres y estimula la intolerancia y el odio.

Como cristianos debemos entender que la violencia es el producto de una conciencia dominada por la indiferencia hacia las necesidades de los demás, por la tristeza y sobre todo por la falta de un sentimiento capaz de dominar la fuerza destructora de la maldad que se anida dentro de nosotros. Con Cristo aprendemos que el amor de Dios, que se encuentra en nosotros, es la única fuerza capaz de estimularnos a adoptar actitudes amorosas y humanas; a motivarnos para ser tolerantes y comprensivos con las flaquezas ajenas.

Ildefonso Torres